La treta de los signos

Ahora me toca como una desdicha premeditada recordar al autor irreal; esa imagen torturada que se me ha encomendado cuenta las vicisitudes de un mismo personaje que tergiversó la historia, y que fue incapaz de construir una ficción. Se trata entonces de un hombre que puede ser todos los hombres o ninguno, en él se reprodujeron distintos destinos: los que alcanzó en la limitada experiencia de la vida, los que se reflejaron en sus sueños o en los sueños de los otros, los que comprendieron sus lecturas, o los libros imaginarios que creyó leer. Por ello es que el hombre de voz ronca, con el que hablé una tarde de lluvia en el parque, cubrió con máscaras distintas un rostro idéntico; él ha vivido en épocas y en circunstancias diversas, ha sido o creyó haber sido maestro, hereje, conquistador, doctor, bibliotecario, pirata, etcétera (incluso pretendió asistir en una de sus reencarnaciones a un diálogo angélico).

La treta de su vida — que fue o que nunca ha sido – es la revelación que cada uno tiene de sus avatares. Posiblemente el lector, sus amantes o sus ancestros pudieron encontrarlo y quizá, como yo, lo odiaron; quedan de su presencia desolada y simbólica estas pobres páginas.

Liga  JLO – La treta de los signos

 

 

Thursday, May 26th, 2011 ESPAÑOL, Mexico, Solus